¿Qué puedo hacer para que mi hijo deje de vomitar?

A veces el vómito puede ser feo, pero afortunadamente por lo general no dura más de uno o dos días en niños sanos.

¿Cuál es la causa de los vómitos?

Los vómitos generalmente son causados por la irritación del estómago. Muchos factores pueden provocar esta irritación. Las causas más comunes son:

  • Enfermedades virales. Así como un virus puede infectar nariz y garganta, también puede afectar e irritar el estómago. El estómago también puede irritarse por tragar grandes cantidades de moco nasal producido por un resfriado. Si luego de un día o dos de vómitos el niño sufre de diarrea por varios días, la causa más probable es una enfermedad viral.
  • Comer o beber algo inusual. Esto no quiere decir necesariamente intoxicación alimenticia. A veces el organismo rechaza un alimento nuevo o diferente. El estómago también puede irritarse por comer algo en exceso, aun cuando sea un alimento bien tolerado.
  • Algunos tipos de medicamentos. Cualquier medicamento puede llegar a irritar el estómago. Los medicamentos para el resfriado o la "gripe" generalmente se toman con el estómago vacío, ya que el niño no como ni bebe mucho cuando está enfermo. Los medicamentos ingeridos con el estómago vacío pueden irritarlo todavía más.

¿Los vómitos pueden ser peligrosos?

Los vómitos causados por la irritación del estómago no son divertidos, pero si son el único síntoma, mejorarán y no representan ninguna amenaza. En algunos casos raros, los vómitos son producidos por un problema cerebral serio, como una lesión en la cabeza o meningitis. Afortunadamente, este tipo de problemas cerebrales presentan otros síntomas además de los vómitos:

  • Dolor severo y pulsátil de cabeza o cuello.
  • Cambios en la visión: visión borrosa, visión de túnel.
  • Cambios en el estado de alerta: aletargamiento, pérdida de conocimiento, etc. Si aparece alguno de estos síntomas, o si su niño se ve muy enfermo o deshidratado, tráigalo al consultorio de inmediato. Si no, puede tratarlo usted mismo en casa (ver más detalles a continuación).

¿Qué puedo hacer para que mi hijo deje de vomitar?

Haga todo lo posible para aliviar la irritación estomacal. Pruebe los siguientesmétodos:

  • Ofrézcale cantidades pequeñas y frecuentes de líquidos. Si le ofrece mucho líquido de una vez, puede hincharse y distenderse el estómago, lo que empeorará los vómitos.
  • Si en cambio le ofrece pequeñas cantidades cada vez, evitará que el niño ponga "todos los huevos en la misma canasta". Incluso si su niño está mejorando y bebe mucho líquido, vomitar una sola vez puede hacerlo volver al principio. Por otra parte, al hacerle beber cantidades pequeñas y dándole tiempo para que digiera entre cada toma, al menos usted se asegura de que absorba algo de líquido, aunque vomite.
  • Comience ofreciéndole pequeñas cantidades de líquido: sólo media onza cada 15 minutos. Si su niño no vomita esta media onza a lo largo de dos o tres tomas, ofrézcale una onza cada 15 minutos. Si el niño logra mantener algunas tomas de una onza sin vomitar, pase a ofrecerle dos onzas cada media hora. Aumente gradualmente las cantidades en la medida en que el niño las tolere.
  • Empiece ofreciéndole líquidos claros, como agua, jugo, paletas heladas, limonada, etc., ya que son más fáciles de digerir. Los líquidos opacos, como la leche, permanecen más tiempo en el estómago, aumentando la probabilidad de vómitos. Evite los líquidos que contengan cafeína, como el té y los refrescos; pueden irritar el estómago.
  • El Pedialyte y demás soluciones hidratantes son muy caras. No son necesarias a menos que su niño esté realmente deshidratado, en cuyo caso debe traerlo al consultorio de todas formas.
  • No se preocupe por los alimentos sólidos. No tiene importancia si el niño desea comer alimentos sólidos o no, o si es capaz de mantenerlos en el estómago o no. Una vez que su hijo mejore, recuperará el tiempo perdido rápidamente. Evite los alimentos sólidos hasta que los vómitos se hayan detenido durante al menos 4-6 horas.
  • No le dé medicamentos por vía oral hasta que los vómitos se hayan detenido durante al menos 4-6 horas. Si el niño tiene fiebre alta, use supositorios de paracetamol (Tylenol) en el recto.

Si su hijo no puede mantener los líquidos claros en el estómago, incluso cuando usted le ofrece sólo media onza cada quince minutos, o si comienza a verse deshidratado, consúltenos de inmediato.