¿Qué es un conducto lagrimal bloqueado?

Es común que los niños muy pequeños tengan los ojos llorosos o con secreciones. Los padres muchas veces se preguntan si su bebé tiene conjuntivitis o una infección en los ojos. En realidad, comúnmente la causa es un pequeño bloqueo en el conducto lagrimal. Esta afección no es una infección bacteriana y no es necesario aplicar gotas con antibióticos. Afortunadamente, es inofensiva y no produce daños en los ojos del bebé. Se cura por sí misma mediante un tratamiento casero.

¿Cuál es la importancia de los conductos lagrimales?

La glándula lagrimal (situada encima del ojo) produce lágrimas para proteger y mantener mojado al ojo. El conducto lagrimal (situado debajo del ojo) drena las lágrimas y los residuos. Si el conducto lagrimal se bloquea o tapona, no hay lugar para evacuar las lágrimas y los residuos. En este caso, las lágrimas empiezan a caer directamente del ojo y se empieza a acumular la mucosidad y los residuos en la esquina interior del ojo, formando material similar al pus.

tearduct
tearduct

¿Por qué se bloquean los conductos lagrimales de los bebés?

Al ser pequeños, los bebés tienen conductos lagrimales también muy pequeños. Cualquier cosa que produzca hinchazón en la nariz del bebé (como llorar mucho, o un resfriado), hará que el conducto lagrimal se hinche y se bloquee.

¿Cómo desbloqueo los conductos lagrimales de mi bebé?

Afortunadamente, no es preciso hacer nada, y no es dañino dejar el ojo tranquilo. Pero si a usted le molestan ver los ojos de su bebé en ese estado, pruebe lo siguiente: Aplique compresas tibias y húmedas sobre el ojo y masajee los conductos lagrimales. Esto puede ayudar a desbloquear el lagrimal. Es preciso hacer esto varias veces al día, hasta que el bebé crezca lo suficiente como para que sus conductos lagrimales sean más grandes. Si el bebé aún tiene problemas después de los 9 meses de edad, el oftalmólogo puede abrir el conducto lagrimal bloqueado mediante cirugía, pero esto rara vez es necesario.

¿Cómo sé si es conjuntivitis?

La conjuntivitis es una infección de las membranas que protegen los ojos. Produce pus espeso en el ojo y las pestañas, y la parte blanca del ojo se pone roja.